El regatear en Marruecos forma parte de la vida cotidiana de cualquier local y es prácticamente fundamental para entablar transacciones entre ellos y, sobretodo, con los turistas. Su esencia se puede disfrutar, principalmente, en la medina y en el zoco de cada ciudad. Sin embargo, se puede encontrar con los taxistas al establecer un precio y negociarlo antes de subirte a él y no al final de la carrera.

La mayoría de nosotros, al viajar a Marruecos u otros países de África y Asia, hemos escuchado o leído que hay que regatear por los precios al comprar algún producto y, esto, es completamente cierto.

Algo que he aprendido con mis viajes a Marruecos, es que hay una manera muy efectiva de arruinarle el resto del día a un marroquí, y es aceptando el primer precio que te pida por algún producto que estés interesado en comprar. Si así lo haces, lo más probable es que hagas que pase todo el día torturándose y preguntándose cuánto podría haberte sacado de más.

Si bien es cierto que el regateo es incluso divertido, hay ciertas reglas y normas que hay seguir, sobre todo por moralidad.

  • Antes de que vayas a comprar algo, debes asegurarte de siempre llevar contigo cambio y billetes pequeños, pues, a la hora del regateo, te facilitarán la vida si ven que cuentas con poco dinero para la transacción. No es lo mismo que compres algo que ofreciste $5 dólares y le das esa cantidad exacta, que ofrecer $5 dólares y pagarle con un billete de $20.
  • Antes de iniciar la negociación con algún vendedor, hay que comparar precios en otros establecimientos. Es recomendable conocer el verdadero valor del producto o hacer una media del precio a través de preguntar en otros sitios y, así, saber cuánto estarás dispuesto a pagar por dicho producto.
  • Cuando te comenten el precio de un producto, pregunta si eso es el mejor precio que te pueden dar. Normalmente lo rebajan un poco. Sin embargo, eso no quiere decir que ese ha sido el fin del regateo. Siempre habrá oportunidad de mostrar que sigue siendo caro e intentar bajarlo un poco más.
  • Algo esencial, a la hora de regatear en Marruecos, es la paciencia. La negociación, normalmente, no es inmediata. Puede durar varios minutos hasta acordar un precio que beneficie a los dos.
  • Si encuentras un producto que te interese, conviene primero preguntar por otros que no estés pensando en comprar. Cuando te diga el precio, mostrar desinterés porque el precio es muy elevado. El vendedor intentará bajar el precio. En ese momento, ya con el umbral del precio bajo, es momento de preguntar por el producto que verdaderamente te interesa. El vendedor, sabiendo que no puede sacarte demasiado dinero, ofrecerá un precio menor y ahí es hora de comenzar la negociación.
Artesanía Marroquí

Artesanía Marroquí

  • La regla de oro es siempre ofrecer menos de lo que estás dispuesto a pagar pero sin pasarte. No puedes ofrecerle $1 dólar por algo que en realidad puede valer $20. Si de entrada considera que tu oferta es ofensiva, ni siquiera se molestará en negociar contigo. Si estás dispuesto a pagar $10 por algún producto, ofrécele $7. Él te ofrecerá $13, por ejemplo. Insistir con $8 hasta poder acordar el precio.
  • Muchas veces, a la hora de regatear en Marruecos, es posible que no se pueda llegar a un acuerdo y tengas que prescindir de comprar ese producto en esa tienda. Sin embargo, es probable que si te vas y más tarde te vuelve a ver, se ajuste a tu precio ya que vio que estás dispuesto a no comprarlo si consideras que el precio es demasiado alto.
  • Si el comerciante te da un precio de entrada, debes considerar como mínimo ofrecer la tercera parte. Si el precio son $30 dólares, ofrece $10 hasta llegar a un precio justo para los dos.
  • Si en el fondo no tienes pensado comprar el producto y comienzas con la negociación, harás enojar al vendedor. Si se llega a un acuerdo de precio y no lo compras, habrás sido injusto y le habrás hecho perder el tiempo.
Tienda de artesanía Marroquí

Tienda de artesanía Marroquí

  • Ten en cuenta que un vendedor nunca va a perder. Es decir, nunca va a aceptar un precio inferior a lo que vale.
  • Si vas en grupo o con una pareja, habrá que decidir previamente quién será el que regatee el precio. Si uno del grupo se muestra demasiado en un producto al precio que han dicho y alguien más sigue regateando, será difícil bajar el precio porque ya hay alguien que está casi decidido a aceptar ese precio.
  • Hay que ser humilde con el trato. Ante todo debe haber respeto y cortesía en todo momento con el vendedor. Hay que ser firme y seguro de las ofertas que se hacen, pero siempre con respeto.
  • Ganarte al vendedor con buen humor, con sonrisa, con aprenderte alguna palabra en su idioma, son puntos a tu favor. Las relaciones públicas son un aspecto importante para negociar.
  • Muchos vendedores, para que entres a sus tiendas te ofrecen té o alguna otra cosa. No te sientas obligado a comprar algo por haber aceptado la invitación.

Aprender a regatear en Marruecos no es algo fácil pero es divertido. Es una interacción cercana con la cultura y la forma de vivir de los locales y, normalmente, deja satisfecho a las dos partes. El haber regateado y haber pagado el precio que considerabas justo, deja un buen sabor de boca.

Es todo un arte que se va perfeccionando con el tiempo y la experiencia. Si nunca lo has hecho, probablemente te dé vergüenza las primeras veces; seas muy severo o muy blando con las ofertas que te hacen. Sin embargo, poco a poco se va aprendiendo hasta conocer bien el estilo y las maneras.

No pienses más y hazlo. Contrario a lo que muchos piensan, es parte habitual de sus costumbres y no es grosería entablar un acuerdo de compra-venta conveniente para los dos.

Antes de viajar a cada país, investiga si el regateo es bien visto. Hay países donde no sólo es mal visto, sino que resulta muy ofensivo e injusto para los vendedores. En países como el mío, México, resulta muy ofensivo que los extranjeros intenten regatear con los indígenas por sus artesanías. Es muy común ver a extranjeros que se aprovechan de los indígenas, comprándoles sus productos a precio de risa, que los vendedores aceptan porque tienen familias que alimentar que viven en la miseria.

Ante todo, humildad, respeto, sonrisas de por medio y buena actitud.

Si quieres leer más sobre Marruecos, te recomiendo que leas Crónica de un viaje a Marruecos, o tal vez Visado para viajar a Marruecos


¿Has podido regatear en Marruecos o en algún otro país? ¿cómo te sentiste? ¿se te dio bien? ¿qué otra recomendación darías para regatear en Marruecos?