Viajar de mochilero es algo que, conforme pasan los años, la gente hace con más frecuencia cada vez. La gente, simplemente, toma la iniciativa y lo hace. 

Es un modo de viaje que contempla imprevistos, improvisaciones, prueba y errores que, con el tiempo, hacen que nos vayamos experimentando y nos vuelven unos expertos mochileros. 

Sin embargo, los errores más comunes de un mochilero, siempre se pueden evitar con un poco de preparación y conocimiento. 

El primer viaje que hagas de mochilero, con total seguridad, será una experiencia increíble y que nunca olvidarás. 

Verás cosas que no pensaste ver jamás; comerás cosas que nunca antes habías probado y aprenderás muchísimo sobre la vida y la cultura del destino. Sin embargo, hay ciertas cosas que debes aprender antes de subirte en ese avión. 

Sí. Cometerás algunos errores de novato cuando estés en pleno viaje – todos lo hacemos -. Pero hay algunos errores por los que todos los mochileros pasamos. 

No tengas miedo, esta guía está para ayudarte, para que te ahorres el tiempo perdido por cometer esos errores. 

Los errores más comunes de un mochilero

 


 

Dinero 

Hablar del dinero – de la pasta, como dicen en España – es un tema delicado, pero sumamente básico. Resulta lógico pensar que no nos debemos quedar sin efectivo en un viaje, pero tampoco es recomendable andar con los bolsillos llenos de billetes. 

Resulta esencial que investigues, antes de viajar, si en el destino habrá fácil acceso a los cajeros automáticos o si se puede pagar con tarjeta en la mayoría de los establecimientos. 

Si tu destino es alguna ciudad de Estados Unidos, seguramente no tendrás ningún problema con los cajeros ni con pagar con tarjeta. 

Sin embargo, si te vas a un país en vías de desarrollo, como puede ser Nicaragua, resultará una tarea un poco más complicada. 

Un error básico que todos cometemos, hasta que nos ocurre lo inevitable, es guardar todos los documentos, el dinero y las tarjetas en el mismo sitio. 

Solemos guardar todo en la misma bolsa de la mochila o en otro sitio de fácil acceso. 

Se debe guardar todo en sitios separados. El dinero debe estar repartido en diferentes compartimentos de tu mochila y tus bolsas. 

Existen las famosas riñoneras que te permitirá guardar algunas cosas importantes escondidas en tu abdomen, pero no te debes conformar solo con eso. 

Además, si tienes pensado usar tu tarjeta en el extranjero, debes asegurarte de que tu banco te permitirá su uso en el destino. 

Debes llamar y avisar los días y los destinos en los que estarás para que no te pase como a mí, que me bloquearon mi tarjeta en Marruecos la primera vez que fui, porque avisé que estaría en Europa viajando y salió el viaje a Marruecos de imprevisto y – Marruecos es África, duh!!! – 

lo sé, ¡error de novato!


 

Haciendo la maleta 

Error típico de novato es llevar exceso de equipaje. Si tu mochila es de 65 litros, tu instinto animal te dirá que la debemos llenar hasta lo que nos permita. 

Pero, ¡vas a viajar de mochilero, no a mudarte a otro planeta! 

Tener espacio libre en tu maleta será algo que tu espalda te agradecerá y, aún más, si tienes pensado comprar alguna que otra cosita en el destino. 

Vemos, muy frecuentemente, mochileros con mochilas gigantes y repletas, casi desbordándose todo, de quién sabe qué. En realidad no necesitas tantas cosas. 

Hay que llevar lo esencial. Muchas veces, en nuestro primer viaje, seguramente pensaremos que llevar un pantalón para cada día de la semana será cuestión de vida o muerte; o llevar 4 pares de zapatos por si sales de fiesta, etc. 

Es cuestión de que nos equivoquemos dos, tres – o cuatro o cinco – veces para que aprendamos que eso no es lo esencial y que podemos sobrevivir si no llevamos la mochila rebosando. Recuerda que se puede lavar en el destino. 

En países del sudeste asiático es muy común encontrar lavanderías muy baratas y, en caso de que no las haya, siempre las puedes lavar a mano. 

¡Viajar de mochilero significa viajar con la mochila! Esa es la principal razón para evitar el exceso de peso innecesario. Infórmate sobre las condiciones climáticas en el destino y lleva lo necesario. 

  • Llevar sobrepeso en tu mochila, sólo te causará dolor de espalda.
  • Muchas de las cosas que llevas, seguramente no las utilizarás.
  • Como te dije antes, no vas a establecerte en otro planeta y si se te olvida algo en casa, casi con seguridad lo encontrarás en el destino.
  • Vas a querer comprar cosas en el camino. Si tu maleta está rebosante y llena, tendrás que prescindir de comprar recuerdos o pagar extra por exceso de equipaje en el avión de vuelta. Por eso, lleva lo básico.
Si quieres saber qué me llevo yo a mis viajes, he creado un checklist con todo lo que hay que llevar y hacer antes de viajar para que no te falte nada. La puedes descargar gratis aquí.

Planificando el viaje 

A la hora de planear un viaje, es importante saber si quieres hacerlo en solitario y lo que eso implica o, si al contrario, lo vas a hacer acompañado de alguien más. 

Si te equivocas al elegir un compañero de viaje, es muy posible que tu viaje se arruine o no sea tan placentero como debería ser. 

Eso sí. Si nunca has viajado antes, te recomiendo que lo hagas acompañado primero, antes de aventurarte a hacerlo como mochilero en solitario. 

Ten en cuenta que, con el compañero de viajes que elijas, pasarás muchas horas juntos y probablemente haya momentos de alto estrés e incertidumbre. No es buena opción viajar con alguien con quien las peleas o discusiones sean algo frecuente. 

Las 4 claves de oro para una buena convivencia con tu compañero de viaje son: solidaridad mutua, paciencia, buena comunicación y respeto al espacio personal. 

Solidaridad mutua, paciencia, buena comunicación y respeto al espacio personal Clic para tuitear

 


 

Reservar todo el viaje 

Es normal querer llevar todo muy bien planificado y con las reservas hechas para todos los días en los que planeas viajar, pero no hay que ser tan estrictos. Hay que dejar un espacio a la improvisación.

Debes ser tan flexible como te sea posible y no reservar en exceso pues te cerrarás a un plan concreto y no tendrás mayor elección que seguirlo a rajatabla.

Es decir, si ya en pleno viaje se te ocurre que hay otro sitio que te gustaría conocer o te quieres quedar un día más en alguna ciudad, tendrás que elegir si perder el dinero de la reserva que ya has hecho o seguir con tu primer plan y quedarte con las ganas de lo otro.

Es recomendable que reserves las primeras noches en tu alojamiento, sobre todo si el destino es una capital o un destino muy turístico. Sin embargo, tener la reserva hecha para tus 4 semanas de viaje, por ejemplo, es mala idea.

En general, es importante saber a dónde vas y en qué temporada. De esta forma sabrás con cuánta antelación convendría que reservaras el alojamiento.

En una ciudad como Barcelona, si vas en invierno, podrás encontrar alojamiento de un día para otro sin ningún problema. En cambio, en verano, probablemente tengas que reservar unos tres o cuatro días antes de llegar.


Iniciando tu viaje 

Llegó el momento de iniciar tu anhelado viaje. Es hora de desconectar de tu trabajo y de los problemas habituales del día a día y empezar a disfrutar.

Tendrás tiempo de comunicarte con tus amigos por Skype o alguna otra red social. Sin embargo, no olvides que estás de viaje.

No te pegues a la computadora o los celulares y disfruta de tu destino.

Desconecta que la realidad sigue su paso y seguirá estando donde está, en el mismo lugar, cuando tu vuelvas.


Viajar demasiado rápido

Ya sé que, cuando viajamos, normalmente tenemos un tiempo limitado y que queremos visitar lo máximo posible.

Sin embargo, viajar muy rápido significa que no podrás relajarte y disfrutar del destino.

Viajar muy rápido significa que no podrás relajarte y disfrutar del destino Clic para tuitear

Quemarte y agotarte en un viaje es algo bastante más común de lo que nos creemos. ¿Alguna vez has escuchado a alguien decir, “necesito unas vacaciones de mis vacaciones”?

Precisamente es porque han vivido unas vacaciones tan intensas, no solo caminando más de la cuenta, sino viajando y gastando días y energías en moverte de una ciudad a otra.

Aunque no lo creas, pasar 8-10 horas en un autobús para ir de una ciudad a otra, es agotador. Normalmente, cuando tenemos un traslado o viaje así, ese día ya es un día perdido.

Y, precisamente, si quieres visitar la mayor cantidad de lugares posible, pasarás igual o más tiempo en autobuses, trenes, aeropuertos y aviones perdiendo la posibilidad de estar conociendo gente, experimentando comidas, viendo atracciones del destino, etc.

Bájale un poco el ritmo a tu viaje y disfruta de un tiempo de calidad en cada lugar que visites. Clic para tuitear

 Ve más despacio y disfruta de la vida. No solo te perderás el escenario si vas demasiado rápido, también te perderás la esencia de a dónde vas y el porqué.” –Eddie Cantor


Viajar sin tus reservas impresas de alojamiento, bus, avión, etc. 

Ya sé que vivimos en un mundo moderno y que todo mundo – o casi – tiene smart phones y estamos acostumbrados a tener acceso a internet 24 horas al día.

Sin embargo, cuando viajamos, tener wifi no está garantizado y nuestros datos de teléfono pueden estar muy limitados o costar una fortuna, a menos tengas Skyroam o algo parecido.

 Si quieres saber más sobre esto, te recomiendo que leas Las mejores apps para viajar.


En Praga, a una persona no la dejaron abordar el tren que iba a Budapest porque tenía su billete en su mail y no tenía acceso a internet.

 

No dejes que esto te suceda a ti. Recuerda llevar tus reservas impresas o en imagen en tu teléfono, pero que no necesites internet para poder acceder a ellas.


Ser estafado

Esto le puede pasar a cualquier persona, incluso a los viajeros más experimentados. Sin embargo, como un mochilero principiante puede resultar una víctima fácil de engañar para los estafadores.

Puedes ser estafado casi en cualquier parte del mundo, pero hay algunos lugares donde hay que estar alerta porque son bastante más frecuentes.

Cosas a tener en cuenta:

  • Si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente sea estafa.
  • Si alguien se acerca a ti mencionando que quiere “practicar su inglés o español contigo”, debes estar alerta.
  • Sigue tus instintos. Si tu sexto sentido te está diciendo que hay algo raro, entonces sigue tu sentido común.
  • Investiga sobre el destino antes de viajar. Si lees en diferentes blogs y comentarios de gente que ha resultado estafada, entonces hay que estar muy alerta. – Este es el caso de los cruceros por la Bahía de Halong, en Vietnam – Puedes conocer la historia de Carmen, de Trajinando por el Mundo, en su historia detallada de la estafa que vivió.
Si quieres  conocer cuando me estafaron en Bangkok, te recomiendo que leas Crónica de un viaje al Sudeste Asiático Capítulo 1.

Pagar demasiado por las cosas – aprender a regatear –

Si creciste en una sociedad occidental, probablemente estarás acostumbrado a que, el precio en la etiqueta del producto es el que se debe pagar.

Sin embargo, en algunos países, te darás cuenta de que hay un precio para los locales y otro para los turistas.

En países como los del sudeste asiático o Marruecos, regatear es algo del día a día y se regatea por productos y por algunos servicios – como en taxis, tuk tuks, tours, etc –

En algunos países, como en el mío – México – es hasta ofensivo regatear. Investiga bien sobre el destino y sus costumbres

 

  • Investiga sobre los precios de algunos productos básicos para que tengas una idea de cuánto deberías pagar por cada cosa y darte cuenta si te están estafando o no.
  • Ten una idea clara de lo que estás dispuesto a pagar por algo y síguelo a rajatabla.
  • Debes saber sobre la conversión de moneda – cambio de divisa -.
  • Nunca te subas a un taxi o un tuk tuk sin haber acordado el precio antes.
  • Que no te dé miedo irte si no estás de acuerdo con el precio que te proponer. Muchas veces te llamarán para acordar un nuevo precio que te guste más.
¿Quieres aprender a regatear? Aquí te cuento Cómo regatear en Marruecos pero que sirve para todo el mundo.

 


Viajar sin un seguro de viajes 

A la hora de viajar, hay miles de cosas de las que tenemos el control y nos pueden salir perfectamente. Sin embargo, hay otras que no y que pueden salir mal, aunque las hayamos planeado muy bien. 

Perder tu pasaporte; que la aerolínea te pierda tu maleta; que te roben tu cartera; que te accidentes; que te enfermes; etc. 

A pesar de que puedas creer que a ti no te pasará nada de esto y te sientas invencible y preparado, no hay peor decisión que viajar sin un seguro de viajes. 

A la hora de elegir tu seguro, asegúrate de que cubra todas las actividades que tienes pensado hacer – deportes de aventura o de riesgo, senderismo, etc -. 

Si estás buscando una buena empresa, yo recomiendo mucho a IATI Seguros. Contrato su seguro de viajes cada vez que salgo al extranjero y, por suerte, las veces que he necesitado su asistencia, ha sido por cosas menores y nada de gravedad. 

Si aún estás dudando sobre los seguros de viaje, te recomiendo que leas Por qué debo contratar un seguro de viajes para que veas todas las razones por las que sí es buena idea contratar uno.

 


 ¿Cómo han sido sus experiencias como mochileros por el mundo? ¿Conoces otros errores más comunes de un mochilero? ¿Cuáles son sus destinos favoritos? ¿prefieren viajar solos o acompañados? Déjame tus comentarios para compartir tus experiencias ya que son una gran fuente de información y de aprendizaje para mí y para los lectores 🙂 

* Si te registras en algunas de las aplicaciones que te mencioné arriba, es posible que adquiera alguna comisión o bonificación de alguna forma. Esto es un ganar-ganar pues a ti también te darán descuentos por usar mis códigos. Además, te aseguro que jamás mencionaré aplicaciones y productos que no haya usado antes y que no recomiende. 

Si te gustó este artículo, te he ayudado y ahora quieres echarme una mano, puedes compartirlo haciendo clic en los botones (redes sociales) justo debajo. ¡Gracias!